Solidificando para desplastificar

Publicado

Por Eduardo Catalan - Equipo de desarrollo de producto


shampoo solido yema

Dependiendo del país, solo el 9% del plástico se recicla y el 12% se incinera, lo que hace de las bolsas y empaques de plástico en general un verdadero problema de contaminación. En cuidado personal, una sola persona usa en su día a día, por ejemplo, un shampoo, acondicionador, desodorante, perfume, crema de afeitar, after shave, gel de pelo, pasta de dientes y enjuague bucal. Y eso los hombres, las mujeres probablemente otros tres o cuatro más si se maquillan. Eso, multiplicado por todos los días del año, por todas las personas, equivale a miles de empaques al día que se van a la basura. Existen varios tipos de soluciones: mejorar la tasa de reciclaje, incrementar la tasa de plástico reciclado en nuevos empaques, disminuir el uso de plástico, etc. Una de las soluciones que se ve cada vez más es solidificar los productos de cuidado personal: jabón, shampoo, acondicionador, pasta de dientes, desodorante, etc. en barra o pastillas para no tener que usar un empaque de plástico de un solo uso para mantener el líquido adentro.

En las últimas décadas, el progreso técnico se ha enfocado en mejorar la inocuidad de los productos y la practicidad de los empaques, lo que, lastimosamente, hizo aumentar el uso de plástico, no al revés. Por ejemplo, en Estados Unidos, la cantidad de recipientes plásticos ha aumentado alrededor de 120 veces entre 1960 y 2019. Según datos recolectados en 2009, una cuarta parte de los plásticos es usada en productos para infraestructura de larga durabilidad (tubos y cables), otra cuarta parte para productos de consumo de durabilidad media (muebles, aparatos electrónicos) y la mitad restante para productos desechables, tales como botellas, bolsas y envases de plástico. En total, cada persona utiliza en promedio 45 kg de plástico durante un año.

El shampoo sólido, una alternativa ecológica

¿Cómo ayudar a disminuir el consumo de plásticos cuando sea posible? Un shampoo y un acondicionador sólidos pueden ser un primer nuevo hábito. No tienen envase plástico, por lo que evitas que el residuo sea mayor. Además, son ideales para llevar de viaje o trasladar a donde quieras en bolsos y valijas, ya que justo al ser sólidos no se vuelcan ni provocan pérdidas que manchen y mojen tus pertenencias, y no son sujetos a límites de mililitros si viajas en avión.

Para ayudarte a probarlos, queremos resaltar que son súper fáciles de usar. Lo único que tienes que hacer es mojarte el pelo y frotarlo directamente con la pastilla de shampoo. Notarás cómo casi instantáneamente se habrá formado una espuma densa con la que podrás lavarte como siempre. Enjuaga y aplica el acondicionador directamente en el cabello, pero sólo de medias a puntas. Enjuaga bien también. Sólo una recomendación para que te rindan más: no los dejes en agua, ni en jaboneras que no drenen porque se van a deshacer mucho más rápido. Una superficie seca sería lo ideal para que te duren lo más posible. Los de YEMA vienen envueltitos en una caja hecha de cartón reciclado y reciclable, por lo que, cuando te los acabas no contribuyes a la contaminación del medio ambiente. Además, por ser ingredientes 100% naturales, su fórmula es biodegradable. Nunca había sido tan fácil cuidar el planeta, ¿estás de acuerdo?

Por si acaso, la frecuencia de lavado del cabello no depende de si tu shampoo es sólido o líquido, sino más bien de tu tipo de cabello. Si quieres saber más del tema, te dejamos un artículo: ¿Es necesario lavarse el cabello diario?

Si tienes dudas, puedes mandarme tus preguntas a [email protected]

Si quieres leer más del tema, puedes revisar las fuentes en las que me apoyé:

Bibliografía: