¿Mitos o realidades sobre el acondicionador?

¿Mitos o realidades sobre el acondicionador?


El acondicionador es uno de esos productos que generan cierta controversia, gracias a varios mitos que se tienen sobre su uso. Probablemente porque no siempre tenemos la información a la mano o en algunos casos no es muy clara. Es por eso que te quiero contar todo lo que necesitas saber sobre este producto, que para aquellos que lo usamos todos los días podemos ser testigos de sus maravillas.

Podríamos decir que el acondicionador es al cabello lo que la crema hidratante a la piel. El hábito de uso depende de cada persona y el estado en el que se encuentre su cabello. Sin embargo, es muy importante incluirlo en tu rutina.

Mitos sobre el uso del acondicionador

No hay mejor forma de conocer los beneficios del uso del acondicionador que desmitificando varias creencias que se tienen sobre este producto. Estas son algunas de las más populares:

  • “Con su uso el cabello pierde volumen”: El acondicionador hidrata y repara el cabello al instante por lo tanto contribuye a generar más volumen.
  • “Solo debe usarse si el cabello tiene un daño severo”: El acondicionador previene muchos problemas capilares que evitan recurrir a tratamientos más profundos o costosos para una total reparación más adelante.
  • “Con su uso el cabello se engrasa”: Utilizar el acondicionador de medios a puntas sin tocar el cuero cabelludo te dará resultados increíbles. Tal vez se siente de esta manera por la consistencia del producto, pero si se utiliza la cantidad y el tipo de acondicionador adecuado es un complemento ideal para usar con el shampoo durante el lavado de cabello.
  • “Provoca caspa”: El acondicionador no está relacionado con el hongo que genera la caspa. Lo recomendable en este caso es un enjuague profundo con abundante agua para que no queden residuos y parezca que se generó caspa.

Función e importancia

La acción del shampoo es la de limpiar el cabello, mientras que la del acondicionador es la de proteger y aportar nutrientes que mantienen el cabello con una apariencia y estado saludable. No sólo debe usarse para reparar algún daño que exista en el cabello, si no también puede usarse para ayudar a prevenir problemas capilares en el futuro.

Un acondicionador debería acompañar siempre (o casi siempre) el lavado del cabello después de usar el shampoo. Y así, dependiendo del acondicionador que se use, se pueden obtener diferentes beneficios.

-

Las versiones YEMA

La versión líquida del Acondicionador con Almendra YEMA está enriquecida con aceite de almendra, el cual tiene propiedades que permiten que el pelo crezca fuerte, evitando lo más posible las puntas abiertas. Esto permite que el crecimiento no se vea interrumpido por el pelo dañado. En su fórmula no contiene parabenos (conservadores artificiales). Además provoca que el cabello se mantenga hidratado, aumentando el brillo , volumen y facilita el peinado.

-

Aunque no nos podíamos quedar ahí, por lo que desarrollamos una versión totalmente libre de plástico, que tuvo como resultado el Acondicionador Sólido con Coco . Con los mismos beneficios que la versión líquida, ya que el aceite de coco hace una función muy similar a la del aceite de almendra, actuando como antioxidante en el cabello. Su fabricación artesanal y envase son sumamente respetuosos del medio ambiente.

Por Eduardo Catalán

Equipo de desarrollo de productos de cuidado personal

Publicado el jueves 4 jun. 2020