Las nuevas regulaciones del home office

Los estragos de la pandemia en la renta de oficinas

La pandemia nos ha afectado a todos. Y el mercado de renta de oficinas ha sido de los más afectados, junto la industria restaurantera y de turismo. ¿Pero exactamente cuánto? En Manhattan, por ejemplo, el año pasado se vaciaron 15.1% de las oficinas(1), una cifra récord para la ciudad, según Savills, una reconocida compañía inmobiliaria. En San Francisco, las rentas de estudios cayeron 35% en el mes de noviembre(2), respecto del mismo mes de 2019. En la Ciudad de México –la que nos incumbe– esa cifra asciende a 17.6%, la más alta desde 2006(3); según el reporte de Jones Lang LaSalle, otra compañía inmobiliaria. Esto se debió, evidentemente, a la premisa de quedarse en casa para evitar los contagios en el lugar de trabajo, dando lugar al famoso “home office”. Pero no todo mundo está preparado para trabajar desde casa; hay gente que requiere del internet ultra veloz de la oficina, equipo especializado, o de plano una buena silla o un jefe que esté tras ellos, supervisando que no holgazaneen. Es por eso que las cámaras del Congreso aprobaron desde principios de diciembre un nuevo dictamen que regula el “home office”. De modo que a partir del 11 de enero, día en que se aprobó dicho dictamen, entraron en vigor los estatutos que repasaremos a continuación. Cabe destacar que, como seguimos en estado de “contingencia”, no son obligatorios todavía; las empresas tienen un periodo de adaptación en lo que se terminan de definir los estatutos y lineamientos.

¿Qué dice el dictamen del “Home office”?

En cuanto al patrón (4):

  1. 1.Proporcionar al empleado el equipo necesario para desempeñar su trabajo eficazmente. Es decir, no sólo computadora, sino silla ergonómica, impresora, tijeras, audífonos, kit de manualidades o lo que sea que el empleo requiera.
  2. 2.Informar con tiempo al empleado del trabajo que se requiere de su parte y pagar el salario a tiempo.
  3. 3.Pagar la parte proporcional de los servicios que el empleado utilice en el desempeño de su trabajo; tales como luz e internet. Este punto no está todavía bien establecido cómo se va a implementar.
  4. 4.Llevar un control de los insumos entregados a los trabajadores. Esto para que conste, tanto para unos, como para otros, qué equipo tiene el empleado en su casa y no haya malentendidos al final del día.
  5. 5.Implementar mecanismos de control de datos confidenciales que sus trabajadores puedan necesitar.
  6. 6.Respetar el horario de los trabajadores y su derecho a desconectarse después de la hora pactada.
  7. 7.Inscribir a los trabajadores en el régimen de seguridad social que se requiera, como si fuera a la oficina.
  8. 8.Capacitar al trabajador en cuanto a todos los conocimientos que pueda requerir trabajando desde casa. Por ejemplo, cursito exprés de Dropbox, Google Drive o cualquier plataforma de trabajo compartido.
  9. 9.Establecer en el contrato de aquéllos que trabajarán desde casa, que lo van a hacer.

¿Qué dice el dictamen del “Home office”?

En cuanto a la persona que realiza el trabajo desde casa (5):

  1. 1.Cuidar y mantener en buen estado el equipo proporcionado por el patrón para hacer el el trabajo que se requiere de él. Es decir, no dejar la laptop en el jardín y dejar que se moje y se descomponga. El equipo sigue siendo propiedad del patrón a pesar de no estar dentro de la oficina.
  2. 2.Informar puntualmente acerca de sus requerimientos de energía eléctrica, internet o cualquier otro que se suscite. Es decir, no alterar datos para recibir mayor compensación.
  3. 3.Utilizar diligentemente los mecanismos de supervisión que el patrón exija, dentro del horario laboral pactado. Es decir, contestar los mensajes del jefe o compañeros de trabajo, encender la cámara de la compu cuando se requiera, etcétera.
  4. 4.Ser responsable con la protección de datos privados de la empresa y no compartir información sensible.

Recomendaciones básicas para hacer “Home office”

Por si todavía no te terminas de adaptar al “home office”, aquí te dejo unos consejos simples para que le saques el mejor provecho y no enloquezcas (o hagas enloquecer a tu familia/[email protected]/roomie).

  1. 1.No alteres tus horarios respecto de cuando ibas a la oficina. Despiértate a la misma hora, dúchate y empieza a laborar a la hora pactada con la empresa.
  2. 2.Arma tu oficinita en casa. Es decir, ten un espacio designado especialmente para chambear, donde tengas las menores distracciones posibles, buena luz, buen internet, de preferencia lejos de la tele.
  3. 3.Recuérdales a las personas que viven contigo que durante el horario laboral no estás disponible y, que dentro de lo posible, no cuenten contigo.
  4. 4.Administra tus breaks. Sal a orearte de vez en cuando, despéjate con un libro o lo que necesites para rendir mejor cuando te dispongas a hacer tus labores, pero tampoco te pases el día viendo series y dejes la chamba abandonada.
  5. 5.Cumple tus objetivos. Es lo más importante: cumplir con las obligaciones en tiempo y forma, como si estuvieras en la oficina físicamente. Y terminando, desconéctate y haz tu vida normal.

Los beneficios del “Home office”

Ahora que mucha gente se vio obligada a trabajar desde casa, se pudo ver que, en general, se es más eficiente haciéndolo de esta manera. Un estudio de la Universidad de Stanford encontró que los empleados que trabajan desde casa son 13% más productivos(6). Esto probablemente se deba a que la gente tiene un mayor equilibrio entre su vida laboral y personal, debido a la reducción de tiempos de traslado, mayor convivencia con la familia o amigos y mil cosas más; por lo que es más feliz (aunque se escuche cursi) y tiene un mayor sentido de realización personal. Además, no hay que perder de vista que prescindir de una oficina representa un ahorro inmenso para las empresas que pueden hacerlo. En todo caso, es posible que se requiera así una oficina más pequeña o de contrato esporádico.

El futuro del “Home office”

Ahora que podemos ver la luz al final del túnel de la pandemia (pongan changuitos), las empresas podrán ponderar las opciones que arrojó esta situación tan incómoda para todos. Adicional a permanecer en “home office” o regresar todo mundo a las oficinas, es posible que se implemente un sistema de asistencia a la oficina dependiendo de las necesidades de cada trabajador. Es decir, tener días asignados para hacer trabajo desde casa y días asignados para ir a la oficina. O, lo que varias compañías han optado por hacer, es rentar oficinas temporales para cada empleado, cerca de su lugar de vivienda. De esta manera, todo el personal está en oficinas, sólo no en la MISMA oficina. Los tiempos de traslado se reducen, mientras que al mismo tiempo se tiene un lugar de trabajo idóneo.

Con todo y lo funesto de la pandemia, es importante verle el lado bueno y creo que éste es uno muy agradable.

Referencias:

  1. 1.Bloomberg - Manhattan office vacancies.
  2. 2.OneZero - Where tech workers are moving
  3. 3.Obras Expansión - La desocupación de oficinas
  4. 4.El economista - 12 claves de la nueva ley de home office
  5. 5.Sopitas - Nuevas reglas de home office
  6. 6.Entrepreneur - 20 razones para hacer home office

Por Javier Miranda

Editor digital del Mundo Y

Publicado el martes 19 ene. 2021

Si tienes alguna pregunta, escríbeme a [email protected] y con mucho gusto intentaré contestarla.