Cerveza Artesanal: ¿Por qué nos encanta?

Publicado

Por Alonso Revilla - Editor digital del MundoY


La cerveza es sin duda una de nuestras bebidas favoritas. Es refrescante, ideal para acompañar la comida y, más que nada, nos permite compartir un momento. Ya sea una reunión con amigos, un atardecer en la playa o un partido de fútbol, siempre es bien recibida.

Existen muchos tipos y todos tenemos nuestras preferencias, a final de cuentas todo es cuestión de gustos. A algunos les gusta ir por la opción de confianza, la que conocen de toda la vida y que no les falla. Otros prefieren estar probando nuevas y descubriendo sabores diferentes. De nuevo, todo es cuestión de gustos.

En YEMA adoramos especialmente las cervezas artesanales. Y es que creemos que un buen producto es aquél en el que se eligen cuidadosamente cada uno de los ingredientes. Este tipo de cervezas no las encontramos en todos lados ya que son producidas generalmente por microcerveceros y no tienen la capacidad de distribuirlas en todas las tiendas o restaurantes.

Una cerveza artesanal tiene un proceso de elaboración diferente al de una comercial, ya que éstas no se producen masivamente. Éste suele ser más lento y por lo tanto más cuidadoso. Además, una de las cosas que más nos gustan de este tipo de cervezas es que no utilizan ningún tipo de conservadores artificiales y es algo que realmente podemos notar en su sabor. Y ya que estamos hablando de sabores, espera a descubrir la variedad infinita que existen.

Dulces, afrutadas, amaderadas, tostadas, “hierbosas”, amargas y muchos más, cada una es única. Con tanta variedad de sabores y de cervecerías, el mundo de las cervezas artesanales es un paraíso para los amantes de esta bebida. Las opciones son prácticamente infinitas y las puertas para probar nuevos sabores siempre están abiertas.

Por todo esto y mucho más, en YEMA adoramos las cervezas artesanales y por supuesto que las puedes encontrar en nuestras tiendas. Tenemos veintiún diferentes y cada una de ellas es muy especial, desde sus diseños increíbles, hasta sus sabores fascinantes. Ahora que ya sabes porqué nos encantan, descúbrelo tú mismo, pero recuerda que lo más importante es que una buena cerveza es la que acompaña un buen momento.