Las 5 maravillas de los aceites esenciales en la aromaterapia

Por Alonso Revilla - Editor digital del MundoY


Durante nuestro día a día siempre es bueno reservar un tiempo en el que nos podamos desconectar por unos minutos de la realidad y concentrarnos únicamente en nosotros mismos. Hacer de este espacio algo rutinario nos puede permitir recargar pilas y afrontar nuestros objetivos con mucha más energía, disposición y claridad.

Algunas personas encuentran este espacio en la meditación, otras en el ejercicio y algunas más en la aromaterapia. Probablemente ya hayas escuchado un poco sobre este tratamiento, el cual consiste en sacar provecho de las propiedades de los aceites esenciales extraídos de las plantas aromáticas (lavanda, salvia, eucalipto, etc), con la idea de aliviar malestares físicos y relajar el cuerpo y la mente.

La aromaterapia tiene un sinfín de beneficios, los cuales se han ido comprobando con el paso de los años. Es por eso que te queremos contar las 5 maravillas de este tratamiento 100% natural.

1.Relajación y mejora del sueño

Varios estudios señalan que la aromaterapia funciona como estimulante para los nervios olfativos, es decir, hace que nuestro sentido del olfato esté mucho más activo. Una vez que se estimulan los receptores de olfato en la nariz, éstos envían señales a través del sistema nervioso hasta el sistema límbico, el cual es la parte del cerebro que que regula las emociones.

Los aromas de los aceites esenciales automáticamente generan una sensación de relajación, debido a las señales que recibió nuestro cerebro. Es así como la aromaterapia funciona como un método antiestrés, ya que nuestro cuerpo y mente están más relajados.

Por supuesto, cuando nuestro cuerpo y sobre todo nuestra mente se encuentra en un estado de calma, es mucho más fácil conciliar el sueño. Es por eso que este tipo de terapia también es sumamente efectiva para las personas que tienen dificultades para dormir. Es muy recomendable colocar algún tipo de aceite o un difusor ambiental de aroma cercano a la cama para dormir mejor.

2. Reducir los dolores físicos

Otra de las maravillas de los aceites esenciales son sus propiedades analgésicas, las cuales nos ayudan a aliviar principalmente dolores musculares. Desde hace muchos años, la aromaterapia se utiliza para complementar las técnicas de masajes, ya que los aceites, al ser extractos concentrados, tienen efectos analgésicos e incluso anestésicos, sumamente efectivos.

Estos son algunos de los aceites esenciales más efectivos para reducir los dolores físicos:

  • Menta de campo: Al contener mentol genera una sensación fría anéstesica. Varias pomadas contra dolores incluyen este aceite esencial.
  • Gaulteria: aceite esencial que contiene salicilato de metilo, el cual es un antiinflamatorio y analgésico muy efectivo.
  • Romero alcanfor: Un relajante muscular tradicional, que además tiene propiedades analgésicas muy potentes. Ideal para descontracturar los músculos tras hacer ejercicio.
  • Ylang ylang: Un aceite esencial que estimula la generación de endorfinas, las cuales son sustancias que nuestro cuerpo produce de manera natural para contrarrestar el dolor.

Siempre es importante identificar cuál es la zona que nos está generando el dolor y de esa manera elegir el aceite esencial que más nos convenga. Aunque parezca algo muy sencillo, no siempre podemos identificar con exactitud cuál es la zona que nos está generando el dolor.

Los aceites esenciales se recomiendan emplear vía tópica (pomadas o ungüentos) u oral, para disminuir dolores que tenemos perfectamente identificados de dónde provienen. Cuando no sabemos con exactitud, se recomienda la vía olfativa, mejor conocida como aromaterapia.

3. Alivio para la ansiedad y depresión

Los efectos relajantes de los aceites esenciales no sólo son una maravilla para conciliar mejor el sueño o ayudarnos a reducir los dolores físicos, también son una gran herramienta terapéutica en casos de ansiedad y depresión. La aromaterapia se ha convertido en una gran alternativa como tratamiento complementario para personas que sufren estos problemas.

Al igual que con aquellos que ayudan a reducir los dolores físicos, hay aceites esenciales que son mucho más efectivos por sus propiedades calmantes para ayudar con la ansiedad y la depresión. Éstos son los más populares:

  • Lavanda: Probablemente el aceite esencial más utilizado en la aromaterapia y más aún como tratamiento complementario para la ansiedad y depresión. Este aceite reduce los niveles de cortisol, una hormona que genera las sensaciones de estrés.
  • Flor de cananga: Otro de los aceites esenciales que tienen la capacidad de reducir los niveles de cortisol en el cuerpo. Al tener menos sensaciones de estrés, tanto el cuerpo como la mente están mucho más relajados y la presencia de ansiedad o depresión es mucho menor.
  • Bergamota: Aceite esencial cítrico, el cual a través del aroma permite regular la frecuencia cardiaca y reducir la presión arterial, lo que nos permite estar en mayor equilibrio en niveles de estrés. Algunos estudios también han determinado que puede bajar los niveles de glucocorticoides en el cuerpo, hormonas que provocan los aumentos de ansiedad.
  • Nardo: Un aceite esencial con propiedades antidepresivas, ansiolíticas y relajantes. Muy utilizado en la aromaterapia en todos los niveles, ya que es un gran aliado para la paz interior.

Hay muchos aceites esenciales más que son efectivos como tratamiento complementario para la ansiedad y la depresión. Siempre será importante consultar a especialistas en el tema y analizar cuál es el que más te conviene.

4. Fortalece nuestras defensas para combatir enfermedades

El efecto sanador de los aceites esenciales permite que nuestro cuerpo esté mucho más fortalecido en todos los sentidos. Cuando estamos físicamente y mentalmente mejor, nuestro organismo está en mejores condiciones para enfrentarse a las enfermedades que podemos contraer.

La capacidad de los aceites para reducir los dolores físicos permite que llevemos una rutina mucho más sana, en la que estamos menos limitados a la actividad física y por lo tanto a elevar nuestras defensas con el ejercicio. Así la aromaterapia puede tomar un rol muy importante en nuestro día a día, en el que generamos un círculo virtuoso para sentirnos mejor.

Por otro lado, los efectos calmantes también tienen un impacto muy positivo para fortalecer nuestro sistema inmune. El sueño es uno de los factores más importante para elevar nuestras defensas, cuando el cuerpo y la mente no tienen un descanso adecuado, estamos mucho más expuestos a sufrir enfermedades.

Como tal, no hay un aceite esencial en específico que se recomienda particularmente para elevar las defensas. Sin embargo, todos nos ayudan en diversos aspectos que eventualmente harán que tengamos un sistema inmune mucho más fortalecido.

5. Mejora de la calidad de vida

La aromaterapia es un tratamiento realmente muy sencillo de incluir en nuestra rutina. No necesitamos más que un aceite esencial y un difusor de aroma. Es por eso que es es una práctica sumamente popular y que está al alcance de todos.

Dormir mejor, estar menos estresado, reducir la ansiedad y tener menos dolores físicos se traduce en una mejora de la calidad de vida. Y es que al final de cuentas ése es el fin de las terapias en general, y la aromaterapia no es la excepción.

Cuando nos encontramos con medicinas complementarias como ésta, siempre será muy bueno que probemos por algunos días sus efectos. Si comenzamos a ver cambios positivos, probablemente se convertirá en parte de nuestro día a día y por lo tanto mejorará nuestra calidad de vida en todos los sentidos.

En YEMA creamos y seleccionamos los mejores productos para ti. Es por eso que no podía faltar la aromaterapia en nuestros pasillos. En tu súper consciente puedes encontrar todo lo necesario para hacer de esta maravilla parte de tu rutina: